Reflexión

La belleza de una fotografía reside en el ojo humano. Todos podemos coincidir en que tiene un buen encuadre, una buena iluminación, un sentimiento, un lugar, una textura, una estética, pero siempre va a estar la subjetividad de cada uno por encima de estas cosas. Lo que sentimos, lo que vivimos, incluso lo que pensamos pueden hacernos ver una gran fotografía cuando otros no la ven. Y eso es lo que hace a la vida digna de vivirse.

Fotografía en Bahía de los Lobos


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Perecer Reeditado

Perecer - Final